Amigos:
            Sobrevivimos, a pesar de todo... -
 
        Fin de semana con el "DÍA DEL ASTRÓNOMO AMATEUR" incluido, muy accidentado, pero...   SOBREVIVIMOS... a pesar de todo. -
 
        La situación insólita empezó el jueves 10, cuando llegué al Observatorio, y lo encontré completamente invadido por un enjambre de abejas.  Habían entrado por las ventanillas de ventilación de la Sala de Máquinas, y ya habían hecho una colmena con 10 ó 12 panales planos grandes, colgados del techo, y conteniendo muchas miel y cera.  En mi desesperación, llamé a nuestro amigo "El Bebe" Correa, y me aconsejó poner unas bombas Jimmo. -       

Fui a una barraquita, compré dos bombas, y las metí en la casa, encendidas.  Un rato más tarde, había muerto la inmensa mayoría de las abejas.   Pero en los primeros momentos, cuando corría, desesperado, me persiguieron muchas, que me picaron en brazos y cara...  ¡ Un desastre !
        Lamento mucho esta matanza, y sé que los ecologistas me criticarán, pero era problema de de vida o muerte, ellas o yo... -
        Más tarde, con la ayuda de Daniel y Fernando, sacamos paladas de abejas  muertas;  un conocedor me dijo que debía haber entre 50 y 100.000 abejas allí. -  
        Al día siguiente, otra complicación:  la válvula del supergás de la heladera tuvo una pérdido, y se produjo una explosión, que por suerte no pasó a mayores, pero nos dio un buen susto. -
        Y al fin, el sábado, la jornada del "DÍA DEL ASTRÓNOMO AMATEUR". -
        Muchísima concurrencia:  unas 250 personas.  Gran cantidad de automóviles, y un ómnibus lleno, que también nos dio trabajo, porque el chofer se negó a traer los pasajeros hasta el Observatorio, porque decía que por esos caminos no entraba. -
        Todos los años vinieron los ómnibus hasta allá, pero esta vez el muy miedoso, o porfiado, dejó a los pasajeros a unos 3 Km de distancia.  Menos mal que en una "Operación Dunkerke" espontánea, un grupo de amigos que ya estaban en el Observatorio improvisaron una caravana  de coches que fue al rescate, y trajo a los pasajeros hasta nuestro lugar.  Más tarde, la operación inversa, también exitosa.  Gracias a todos ellos. -

      El clima de fiesta estuvo muy bueno:  hicimos el tradicional brindis con vinito y empanadas, y dimos nuestro informe de lo hecho, y nuestros planes inmediatos:  el nuevo "Taller", las futuras "Jornadas de Observación", el próximo viaje a los Observatorios de Chile, etc. etc. -
        En un sorteo repartimos decenas de "Cartillas del Cielo", para incentivar la observación, y hubo otros regalos, entre los cuales un par de prismáticos... -
        El gran ausente fue el cielo:  mucha nubosidad (ya la había predicho Ramis) y apenas si nos dio para hacer un reconocimiento de las constelaciones, y mostrar por telescopios Júpiter, M42 en Orión, y Eta Carinae (muy difusa). -
        Pero todos se fueron muy contentos.  Y esperemos que vuelvan, en nuestras futuras "Jornadas"... -
        Ahora comenzamos un nuevo año de actividad.  Invitamos desde ya a las próximas fechas propicias:  2 y 9 de febrero.  El nuevo ciclo del "Taller", que comenzará el jueves 4 de abril, y el nuevo viaje a visitar los Observatorios de Chile, que será en noviembre próximo. -
        Abrazos a todos,
                                            Gonzalo. -